8/11/2005

La reorganización de la familia campesina

Se produce una reorganización progresiva del reparto del trabajo familiar. Ya desde la segunda mitad del siglo XV, la población juvenil colaboraba cada vez más en tareas de guarda de rebaños ajenos. Cada vez más numerosos jóvenes podían ser contratados por ganaderos de villas limítrofes como Hellín o Alcaraz donde conseguían salarios complementarios para la unidad familiar, ayudando a soportar la presión fiscal del momento.
Junto a los jóvenes, las mujeres comenzaron a ocupar parte de su tiempo excedentario de trabajo en la confección de manufacturas textiles para el mercado externo, lo que sirvió para equilibrar los ingresos familiares. En 1530, un informe de la Corona indica que la mayor parte de la villa se sustentaba de la confección de las alfombras. Una abundante población campesina subocupada, el control de los pastos por los ganaderos de la villa, una buena producción lanera y un reducido grupo de tratantes conectados con el mercado externo permitió el desarrollo de este fenómeno.

Cañero