12/05/2004

La muralla

Liétor presentaba la típica estructura urbana fortificada de las poblaciones de la frontera. Recordar que el lugar estaba próximo a la frontera con el término musulmán de Granada y que en ocasiones ciertas partidas de musulmanes guerreaban para reconquistar Líetor.

El núcleo urbano se encontraba amurallado y, en su interior, una fortaleza de origen islámico regía. No obstante la fortaleza fue abandonada por la Orden de Santiago en beneficio del castillo de Socovos, donde residían los comendadores y alcaldes, quedando en desuso y arruinada desde la segunda mitad del siglo XV. Este deterioro se intentó corregir pro el comendador Alonso de Lisón hacia 1480, solicitando licencia al maestre Alfonso de Cárdenas, para la construcción de una torre. Siendo el proyecto autorizado, este fue abandonado la iniciarse la construcción.

El núcleo urbano esta bien protegido por un buen sistema defensivo al estar situado sobre una roca bordeada por el cauce del río Mundo y por una rambla, de manera que un hondo precipicio protegía a un amplio sector de la población y el resto lo constituía una buena muralla.

El problema estaba en el mantenimiento de la muralla, donde buena parte estaba constituida por las propias viviendas de los habitantes, pero el resto había que cuidarlo.
Este cuidado lo hacían los propios vecinos, debido a que los santiaguistas no se hacían cargo. Es por ello que se podían encontrar amplios sectores de la muralla en mal estado debido al alto coste económico que tenían que soportar los vecinos. Tan solo una parte del muro estaba a cargo del concejo.

¿Estaba Liétor bien protegido? ¿Estaban seguros los vecinos de rentas bajas tanto como los santiaguistas y nobles?






Enfado 31/08/2004 11:12
Enfado

Ya desde antaño Liétor tenía problemas con los vecinos. La mojonera con Alcaraz se mantuvo invariable durante lo siglos bajomediavales aunque a finales del siglo XV se desarrollaron continuos pleitos con Alcaraz cuyos gastos influyeron negativamente en la economía de ambas poblaciones, si bien es cierto que algún hombre de leyes se enriqueció.

Desde 1493, documentado, y desde fechas anteriores, se mantenían fricciones, peleas e incluso muertes entre los habitantes.
El origen de estos conflictos era por la utilización de ciertos lugares de pastoreo, uso de abrevaderos para el ganado y de fuentes para la explotación de nuevos regadíos.

“”Cuenta la leyenda que por aquellos años de disputa se dio la muerte a un habitante de Liétor, en la fuente de Híjar,. en manos de dos cristianos del término de Alcaraz, mientras este daba de beber a un rebaño de cabras. Dicho hombre era musulmán convertido al cristianismo y murió a golpe de piedra en la cabeza.
Este fue recogido por cristianos de la población de Liétor, mandados por su señor, noble por aquellos tiempos, al que pertenecía el rebaño de cabras.
Así, el noble mandó buscar a los asesinos de su criado, encontrándolos en la fuente de el Pino y fueron lapidados con el mismo número de piedras que cabras tenía el rebaño.””