12/05/2004

El concejo de Liétor y el gobierno local (parte II)

En 1494, se ordenaba la forma en que los molineros debían pesar la harina, y periódicamente se intentaba asegurar el establecimiento de ciertos técnicos y especialistas concediéndoles franquezas de impuestos y fijando los precios de sus productos.
También el abastecimiento de carne se encontraba regulado, arrendando la carnicería y estableciendo los precios de la carne, un negocio monopolizado por los ganaderos de la villa, que iba unido, en ocasiones, a la venta del aceite y a la recaudación de las sisas sobre estos productos, aunque estuvo permitida la matanza de animales criados en la viviendas privadas, pagando la sisa correspondiente de lo que se vendiera a otros vecinos.

El mantenimiento de un médico fue uno de los servicios que no siempre pudo mantenerse; en 1488 se contrataba como físico a Diego de Llerena por tres mil maravedíes al año, sin embargo, en 1494, el pueblo se tenía que conformar con un sangrador de residía en la villa y un “saludador” que residía en Tobarra.
También se intentó mantener un hospital de tres camas abierto, pero fue cerrado reiteradas veces por falta de capital para su mantenimiento.

Presupuesto del concejo de Liétor en 1494

INGRESOS GASTOS

Molino 5.500 Barbero/Sangrador 3.000
Lagar 600-1.000 Pregonero/Enterrador 3.000
Carnicería 2.300 Sacristán 1.200
Almotacenía 400 Oficiales Concejo 700
Caballería 600 Jurado Concejo 600
Dehesa Talave ? Saludador 500
Escribanía ? Fiel del Peso 1.250


El déficit crónico de la economía concejil se acentuó en las épocas de finales de siglo XV debido al aumento de los gastos.Influyó negativamente los conflictos con Alcaraz y Letur por cuestiones de mojones y de nuevos tributos monárquicos.
Como único recurso, el concejo incrementó entre un 15/20 los precios de los tributos de la venta de carne y de aceite.