12/05/2004

El concejo de Liétor y el gobierno local (parte I)

El gobierno de la comunidad se ejercía a través del concejo, cuya composición y organización estaba regulada por los establecimientos de la Orden. Estuvo constituido por dos alcaldes, tres regidores, un alguacil, un jurado y un procurador, aunque, desde 1501, aumentó a cuatro el número de regidores. Todos ellos eran elegidos el día de San Miguel por el sistema de cooptación, reservando los puestos a las personas más influyentes. De esta manera, cada año, los oficiales salientes proponían a sus sucesores, perpetuándose en el poder concejil un reducido grupo de familias.

En 1494, alcaldes, regidores, alguacil y procurador percibían cien maravedíes anuales, mientras que el jurado cobraba seiscientos por encargarse de la contabilidad concejil.

Otras funciones hicieron más atractiva la participación en las tareas de gobierno. El concejo regulaba la utilización de los bienes comunales, la dotación de tierras baldías para su roturación y la delimitación de las zonas especiales de pasto para su utilización exclusiva de grandes ganaderos a través del arrendamiento. También dependía de él la concesión de licencias para la instalación de colmenas con la obtención de tierras de seguridad en su entorno. Por último, el abastecimiento de carne, el mercado de productos tintoreros y otros bienes de consumo dependían del correspondiente arrendamiento concejil para monopolizar su venta. Fueron estas actividades que proporcionaron beneficios a los componentes del concejo, todos ellos ganaderos y comerciantes con amplios intereses en la economía local.